KCD NSF

Mi aventura en Kingdom Come: Deliverance (Iª parte)

Este artículo está escrito en tono humorístico, está inspirado en los textos de Rock, Paper, Shotgun donde el redactor escribe su experiencia en el juego.

No sé si es cuestión de edad o de canas, tal vez que ya no soy capaz de tocarme los juanetes de los pies con las llemas de los dedos de la mano. Sea como fuere, ya no soy aquel joven que disfrutaba explorando a caballo, en coche, en bicicleta, en escoba, en burro o a pie mapas interminables, soy más proclive a manifestar desde Twitter mi descontento por no existir una línea de metro rápida o cualquier sistema que me ahorre minutos entre pueblo y pueblo, ¿Podemos estar hablando del yayo 2.0 que en vez de quejarse de las obras de su alcalde real critica las ciudades virtuales? No te lo perdonaré jamás, Julio Ochoa.

Tengo una lista tan grande de problemas virtuales que estoy pensando en crear una consulta para tratar problemas civiles y llevarme mínimo una remuneración económica sin aceptar cheques regalos o zapatillas con +2 de velocidad; si no escucho a mis amigos cuando tienen problemas ¿cómo voy a ser capaz de aguantar que desconocidos me cuenten los suyos? Señora, qué me da igual que su gato se haya escapado de casa, qué si tienes algún problema con el vecino que lo aclare con él directamente, qué no quiero regarle las plantas, qué he venido a matar dragones no a practicar con Bricomania.

La culpa la tiene Elías, fan de época que nos visita cada domingo en el meetup de Café y Videojuegos que se celebra en Santiago de Compostela. Primero me presenta a Michelle Jenner en el papel de reina y a Rodolfo Sancho en el de rey en la serie de Isabel. Y ahora me obliga a jugar al Kingdom Come: Deliverance. Una combinación de experiencias que funciona perfectamente con la filosofía de nuestra querida casa No Soy Freak: No hay mejor forma de aprender que unificando medios. Aunque, como premisa diré que Henry ( nuestro personaje en KCD) no tiene nada que ver con el rey Fernando de Aragón, no tenemos tanta presencia como él y menos todavía somos tan estrategas e inteligentes. Aunque también puede ser que en la serie solo se muestra las partes más interesantes y no cuando Fernando viaja a caballo entre Aragón y Toledo paseando entre bosques, durmiendo en el suelo, etc. Porque si algo bueno tiene las series es que esas partes te las saltan, en los videojuegos mínimo tienes que buscar el viaje rápido visitando una vez el nuevo pueblo, imagino que para que un videojuego que te sale a 60€ dure más de un día, pero a ver quien me devuelve esas horas de viaje cuando tenga 80 años y rememore el tiempo perdido entre tierra virtual. Sin bromas, qué el único país que he visitado fuera de España ha sido Portugal, pero la de continentes virtuales en las que me he movido me debería de convalidar mínimo como para un McFlurry gratis. Qué si el ratón tuviese callos no tendría dinero para profesional que me los quite.

Henry, ay, Henry. Qué voy a hacer contigo. ¿Puede que seas el personaje más patán al que debo guiar? Entiendo tu situación te haga ser un rebelde en busca de venganza, pero es que cada vez que abres la boca estás pidiendo que te claven un puñal. Más temo por que muestres tu lengua impertinente a un noble a que me ataque un ejército. Me obligas a humillarme constantemente cuando no me das elección a decir lo que yo pienso, creo que la palabra más repetida de tu vocabulario es – Perdón, no volverá a pasar -. Estás adelantando acontecimientos, eso lo tendrás que decir constantemente cuando seas rey no ahora que eres plebeyo. Eres borde, con un humor brusco y sobre todo mal enfocado, porque a nadie se le ocurre envalentonarse frente al heredero Hans Capon, que ya de por si es un capullo como para que le des motivos para clavarte en una pica. Si es que das motivos para que te den unas collejas, y el problema es que debo de ser yo el que te salve.

Aún así, no se a quien le rezas pero sigue así porque funciona. Vale que el ataque a tu pueblo y por consiguiente asesinato de tus padres no es para agradecérselo a Dios y menos ponerle unas velas, pero el hecho de que él te creara con cara de cervatillo compungido y tu ya comentada habilidad con el uso de las palabras parece que surgen efecto en los soldados y señores que nos encontramos por el camino. Por ese motivo y alguno más nos acogen de forma excepcional dándonos el puesto de escudero al demostrar que ansiamos la muerte en cada torpeza. Qué a lo mejor vivimos en un mundo de tontos donde el que sabe leer es el rey, pero no nos quejemos, qué seguimos vivos y con una bolsa de dinero con la que mejorar nuestras habilidades. Pero por Dios, deja que hable por ti, estoy seguro que viendo tu evolución llegaremos a ser rey de reyes.

Dedícate a buscar donde dormir qué parece ser que aquí a cuatro tablas ya le llaman cama, eso sí, procura que no esté el dueño cerca, son muy celosos aunque bien que piden ayuda cuando están en peligro. No se qué ocurre en estos mundos virtuales sea Liberty City, en Cintra o aquí que me utilizan como recadero y cuando necesito ayuda todo el mundo gira la cabeza. Iba a criticar esta postura diciendo que en la vida real no ocurre así pero es mentira, todo do funciona en base al egoísmo y el pedir perdón antes que permiso. Para que luego digan que los videojuegos no son como la vida misma. Claro que en este caso me ha tocado un tonto. Pero no uno cualquiera, qué es lo que me fastidia. Por una parte dices y haces estupideces, pero por otra eres capaz de aprender a leer en media tarde. ¿Qué se supone que debo hacer contigo, Henry?

Cómparte el artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies